Científicos comprueban que la transmisión del vírus (SARS-Cov2) es aérea

Transmisión aérea del Coronavírus  "El vírus se transmite principalmente por aerosol". 

Investigadores han publicado en la revista Science evidencias consistentes de que la inhalación del virus SARS-CoV-2 es la principal via de transmisión de la COVID-19. O sea, que el vírus se transmite principalmente por aerosol.

El jefe del grupo de investigación Kimberly Prather y sus colaboradores de la Universidad de California en San Diego, defienden que las recomendaciones sanitarias deben ser modificadas y que se debe dar mayor importancia a la protección frente a la transmisión aérea del vírus.

En Estados Unidos, varios científicos coinciden en que el virus permanece mucho tiempo flotando en el aire y ya han cambiado sus recomendaciones.

Ellos aconsejan y solicitan a las autoridades que aporten recomendaciones para fomentar las actividades al aire libre y sobre la importancia de mejorar la calidad del aire en espacios interiores a través de ventilación y purificación, mejorando así la protección a trabajadores en empresas y a los ciudadanos en ambientes de consumo y ocio.

Todo esto a mayores del ya recomendado uso de mascarilla, distanciamiento social y de la máxima higiene que debemos mantener en todo momento.

Los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDCs) ya han actualizado, desde el día 5 de octubre de 2020, sus recomendaciones. Ellos subrayan que el vírus permanece en el aire durante minutos u horas y por esto la enfermedad se puede contraer principalmente en espacios cerrados y con ventilación inadecuada.

Estos últimos hallazgos y las recomendaciones de los CDCs contradicen la versión de la OMS, que nos dice que el vírus se transmite principalmente a través de gotículas de saliva.

A mediados de este año, en julio, un total de 239 científicos de 32 países diferentes, subrayaron las evidencias que muestran que las pequeñas partículas pueden contagiar y reclamaron a la OMS que cambiase sus directrices y que reconociese que el coronavirus se transmite por vía aérea (aerosol). 

Al mes siguiente, en agosto, otro estudio encontró evidencias de que las propagación del virus SARS-CoV-2 de pacientes infectados con COVID-19 llega a ser viable hasta a una distancia de casi 5 metros, también afirmando la transmisión aérea de la enfermedad. 

Todo esto se confirma cuando se ven casos en eventos o locales con alta densidad de personas en que unos pocos contagiados infectan a decenas de personas.

La gran diferencia entre la principal forma de transmisión reconocida por la Organización Mundial de la Salud y los hallazgos de estos grupos de investigación es que para frenar el SARS-CoV-2 habría que adoptar nuevas recomendaciones y medidas, principalmente en ámbitos cerrados.

La OMS insiste en que: 

“La transmisión del virus ocurre a corta distancia, a través de gotículas de saliva o partículas balísticas (basicamente saliva y moco) cargadas de virus, que son expulsadas al toser / estornudar y que pueden infectar a otras personas si impactan contra su boca o sus ojos.”

Esto no se considera como transmisión por aerosol e implica que sea fundamental para evitar el contagio solamente mantener la distancia social y usar la mascarilla.

Ya cuando hablamos de de la transmisión aérea, es diferente. De esta forma se reconoce que el vírus se propaga también a través de partículas muy pequeñas que se comportan como aerosoles. Estos se liberan simplemente al hablar, respirar, toser y estornudar, y luego quedan en suspensión en el ambiente. 

En estas circunstancias surge la necesidad de que cualquier ambiente cerrado encuentre alguna forma de mantener el aire limpio, a través de ventilación u/o purificación del aire,  aunque en estos mismos ambientes todas las personas utilicen mascarilla.

Cobra fuerza la utilización de generadores de Ozono que emiten bajas concentraciones del gas O3, no superando los 0,05 ppm. Estos equipos pueden ser utilizados de forma continua y, según un estudio muy reciente, el Ozono en bajas concentraciones es totalmente seguro para el cuerpo humano y inactiva completamente las partículas del coronavirus

También recobran importancia los purificadores de aire portátiles en el caso de locales donde hay dificultad para ventilar. El Ministerio recomienda el uso purificadores equipados con filtros de alta eficiencia HEPA. Los filtros HEPA tienen capacidad de retener aerosoles en porcentajes superiores al 99,95 %. 

El experto en aerosoles José Luis Jiménez, de la Universidad de Colorado, en entrevista concedida al ABC en septiembre de este año, citó las principales recomendaciones para evitar el contagio por transmisión aérea. 

Nos dice que deberíamos priorizar el uso de espacios abiertos y con mascarilla. En caso de tener que estar en espacios cerrados con otras personas deberíamos estar donde hay menos gente y por poco tiempo.

Eso se debe a que en la mayor parte de los locales cerrados hay poca ventilación, la mayoría no tienen un sistema de ventilación central o que permita renovar el aire desde el exterior, y en estaciones de otoño/invierno es prácticamente imposible permanecer con las puertas abiertas. A esto se suma que las personas en los locales generalmente se quitan en algún momento las mascarillas, las llevan mal ajustadas o fabricadas en tejidos no homologados.

Desde Especialistas en Ozono, con más de 10 años de experiencia en la comercialización de estos equipos, estamos en consonancia con estos últimos estudios. Recomendamos firmemente el tratamiento del aire en espacios cerrados, así como una ventilación o filtración permanente del mismo, para garantizar la seguridad interpersonal. De esta forma, sin lugar a dudas, conseguiremos reducir la tasa de contagios comunes al máximo posible y vencer o por lo menos tomar ventaja en esta pandemia mientras no haya una vacuna segura para la población mundial.

06/10/2020 - Por Juliana Tieppo; PhD en Ciencias Fisiológicas por la UFRGS y Universidad de León - ES